Es tiempo duro. La pandemia de coronavirus nos ha descolocado de nuestras posiciones anteriores y ahora nos hemos dado cuenta de muchas cosas que antes apenas valorábamos. Y el deporte, nuestro deporte no es ajeno a ello.

De la noche a la mañana nos hemos encontrado con un virus letal, que nos ataca a todos, pero sobe todo a las personas más débiles. Una pandemia que es mucho más que una gripe y que se está llevando miles de vidas humanas en todo el mundo, también en Burgos.

Las autoridades sanitarias y políticas han tomado las medidas precisas y no nos queda sino colaborar como ciudadanos, a que esta pesadilla pase cuanto antes y recobremos la normalidad. Pero eso va a ser largo y complicado.

La repercusión en el deporte, como en el resto de ámbitos es demoledora. Las competiciones se han paralizado y muchas posiblemente no van a poder terminar. Y socialmente nos hemos quedado sin poder compartir con nuestros amigos y con el resto de aficionados, esos momentos de emoción y únicos, que solo el deporte proporciona y que echamos de menos.

El maldito coronavirus nos puede aportar algo positivo, saber valorar lo que teníamos, esas mañanas y tardes de fútbol, de baloncesto, de rugby, atletismo….y de otros deportes que eran algo más que pasar el tiempo del fin de semana o de una tarde de miércoles. Nos hemos dado cuenta de que suponían vivir emociones, compartir pasiones, hacer amistades, convivir con otros y en definitiva pasar momentos felices. Ahora que no lo tenemos sabemos lo que eso vale y que el coronavirus nos ha robado.

Y también, esta terribe situación, nos hace valorar el trabajo de muchos profesionales que nos pasaba desapercibido. El colectivo de profesionales sanitarios, los cuerpos de seguridad, los equipos de voluntarios… se han convertido en nuestros héroes. Las grandes figuras del fútbol, del baloncesto, y del deporte en general han empequeñecido ante estos nuevos héroes sin balón, que se juegan la vida por intentar salvar la nuestra.

Vaya desde aquí también, desde Burgosdeporte, nuestro reconocimiento y homenaje. Son los héroes sin balón, los que salvan vidas humanas. Nos gusta mucho el deporte, pero sin ellos estamos perdidos.