El presidente del Club Montañeros de Pradoluengo, Javier Fernández, charló en el programa de Burgos Deporte Radio “Vamos a ganar”. En él, consideró las opciones de celebración de la Carrera de Subida al San Millán, prevista para el 5 de julio de 2020, aunque también destacó que está sujeta al avance de la crisis del coronavirus en los próximos meses.

“Somos optimistas” al respecto de la Subida al San Millán, apuntaba Fernández en su intervención, que apuntó que “todo va a depender de cómo evolucione la situación”. La anulación de algunas pruebas de montaña y su postergación para el mes de septiembre hace complicado recolocar una carrera como la de Pradoluengo en otra fecha que no sea la inicial de julio. “Creemos que si no se puede reanudar en julio, la suspenderíamos”, debido a que “si juntamos las pruebas en un mes, va a suponer un esfuerzo al que va a ser difícil que los corredores podamos hacer frente”.

La participación de los deportistas en esta competición podría verse afectada por la emergencia sanitaria a la que hace frente el mundo. “Independientemente de eso, si pudiéramos hacer la carrera”, señalaba el presidente, “sería bueno para demostrar que hemos vuelto a la normalidad y que podemos disfrutar de los paisajes, tengamos más o menos participantes”.

Actividad parada en el Club Montañeros de Pradoluengo

Javier Fernández atendía a Burgos Deporte Radio desde Pradoluengo, que está viviendo el confinamiento “con gran preocupación, especialmente en el medio rural, porque la población, como en otros muchos pueblos de Burgos, es muy mayor”. Por este motivo, están intentando que “ese confinamiento todavía sea más severo para evitar afectar a los más vulnerables, que en este caso son los mayores”.

La cuarentena no da opción a que las actividades del Club Montañeros de Pradoluengo se puedan desarrollar con normalidad, como en el resto de ámbitos deportivos. En este caso, el pasado fin de semana, una docena de sus miembros tendría que haber acudido a Tromsø, en Noruega, por encima del Círculo Polar Ártico. La idea de este viaje “era hacer una travesía por una serie de picos de hay allí y poder disfrutar del esquí, de la montaña que nos gusta, casi al nivel de mar”, relataba Fernández, que definía la actividad como “una experiencia nueva que queríamos tener”.

Como tantas otras, la visita a Noruega tendrá que posponerse para otro momento: “Supongo que el año que viene nos reuniremos los mismos, o más, con mucha ilusión y recordaremos esto desde la distancia, con la alegría de haberlo superado y tener otras oportunidades”.

Una entidad para los amantes de la montaña y del senderismo

El club localizado en Pradoluengo cuenta entre sus miembros con aproximadamente 180 socios, que se dedican a hacer esquí de montaña, senderismo y otras actividades en grupos medianos para adaptar todas las propuestas al nivel de cada persona. “Intentamos dar un servicio a todos los socios”, aseguraba el presidente del club, que añadía: “Fomentamos los cursos de formación para que todo aquel que se inicie en el mundo de la montaña o del senderismo lo haga con seguridad y con responsabilidad”.

Al ser cuestionado sobre la actividad más especial de la historia de la entidad, Fernández no podía destacar únicamente una: “Depende de la sensibilidad de cada uno. Todos los años hacemos la Subida del Belén al San Millán”, que aunque “desde el punto de vista de montaña igual no parece mucho, desde la visión de reunirnos una vez al año es importante”.