El Club Balonmano Burgos ha presentado un ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) motivado por la situación excepcional en la que se encuentra el país, en pleno Estado de Alarma y con las competiciones suspendidas en todas las categorías, que ya ha sido aprobado por la autoridad laboral. Este expediente afectará a los 20 trabajadores que tiene el club, incluyendo los jugadores y cuerpo técnico.

El Club Balonmano Burgos entiende que esta fórmula es la que mejor permite proteger los intereses de sus empleados y del propio club hasta que concluya la crisis sanitaria.

Además el club burgalés comprende la dificultad para la resolución de la competición que aún estaba por concluir en este momento, por lo que se pone a disposición tanto de la Federación de Castilla y León de Balonmano y de su presidente, Carlos Sainer, como de la Real Federación Española de Balonmano, y de su presidente, Francisco Blázquez, para que la familia del balonmano, sumando entre todos, pueda salir de esta situación excepcional fortalecida.

Asimismo, el Club Balonmano Burgos entiende que la prioridad en este momento es la salud de todos y es vital acabar cuanto antes con esta crisis sanitaria, por lo que insta a toda la sociedad a seguir los protocolos que se dictan desde las instituciones públicas para frenar el contagio del COVID-19.