El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado la paralización de todas las actividades no esenciales desde el lunes 30 de marzo y hasta el jueves 9 de abril, ambos inclusive, lo que se aprobará mañana en un Consejo de Ministros extraordinario.

En una comparecencia desde La Moncloa, Sánchez ha dicho que esta “medida excepcional” supondrá que todos los trabajadores de actividades no esenciales “deberán quedarse en casa” a partir de este lunes para lo que tendrán un permiso retribuido “recuperable” durante todo el tiempo y recibirán su salario “con normalidad”.

Sánchez ha explicado que será después, cuando pase este período de cese de actividad, cuando deberán recuperar las horas “de manera paulatina”. Ha advertido de que quedan “días muy duros” por la pandemia del coronavirus y es necesario “intensificar la lucha”.

El objetivo es reducir la movilidad y el contacto social al máximo para situarlo en los niveles de fin de semana, cuando la mayoría de las actividades industriales y comerciales no imprescindibles descansan. El presidente del Gobierno ha precisado que esta decisión no afectará al sector de los medios de comunicación.

El objetivo último es el de ralentizar el número de nuevos contagiados y evitar la saturación completa de las unidades de cuidados intensivos de los hospitales. El presidente no ha descartado tener que adoptar otras medidas en el curso de las dos próximas semanas.

Temas relacionados