Un día más, la crisis del coronavirus continúa generando incertidumbres en todos los sectores de la sociedad. No se libra de ello el deporte burgalés, que se mantiene atento al devenir de los acontecimientos para saber si podrá regresar a la actividad en la presente temporada.

Mientras tanto, los gestores de las diferentes entidades deportivas tantean la evolución de la situación para escoger la posibilidad que mejor se ajuste a las necesidades de supervivencia de cada club.

Entre las opciones, sobresale la de llevar a cabo un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), una medida contemplada por el estado de alarma en el que se encuentra el país, y que podría terminar recalando en los equipos burgaleses.

La posibilidad abierta en el Burgos CF

Según apuntan varias informaciones en la prensa local, el Burgos CF estaría planteándose la opción de llevar a cabo un ERTE ante la incertidumbre de si la competición en Segunda División B podrá reanudarse en algún punto de los próximos meses.

La situación se plantea en todas las categorías del fútbol español. En los últimos días, se han sucedido las especulaciones sobre clubes del máximo nivel que se han planteado una renegociación de salarios con los futbolistas de su plantilla o que incluso estarían en el camino de hacer efectiva la figura del ERTE.

En el caso del club blanquinegro, quedaría por dirimir si esta regulación temporal afectaría en las mismas condiciones a la totalidad de sus empleados o al equipo y cuerpo técnico deportivo. En cualquier escenario, parece que la decisión podría tomarse en los próximos días.

El San Pablo Burgos tampoco lo descarta

El presidente del CB Miraflores, Félix Sancho, compareció el martes en los micrófonos de Radio Arlanzón, en los que habló sobre la posibilidad de aplicar el ERTE, una opción que han hecho efectiva otros clubes de la Liga Endesa acb como Movistar Estudiantes o Montakit Fuenlabrada.

Aunque no hay una decisión al respecto, la entidad de baloncesto se encuentra valorando todas las opciones ante el desconocimiento de cuándo podría regresar a la cancha. Tanto en la liga doméstica como en el torneo continental que disputa el San Pablo Burgos, la competición permanece suspendida a la espera de novedades.

Similares circunstancias en el resto de entidades

Con todas las competiciones en pausa, soluciones como la del ERTE no le son ajenas al resto de deportes de la ciudad y de la provincia burgalesa, como sería el caso de Aparejadores Rugby o el Villa de Aranda, dos clubes que podrían haberse planteado de igual manera esta regulación temporal de empleo.

Todo hace prever que la crisis del coronavirus dejará consecuencias importantes en la economía y también lo hará en los clubes deportivos, afectados de lleno por el parón de su participación en las diferentes ligas. Como en todos los sectores, los equipos burgaleses buscarán en los días venideros las mejores opciones para su supervivencia de cara al futuro.