La entidad arandina está a la expectativa de la evolución de la crisis por el coronavirus que tiene paralizada la competición.

La economía de los clubes se está resintiendo mucho ante la crisis provocada por el coronavirus. No solo a nivel interno en los gastos de plantilla y viajes, sino también externo, como la liquidez de las empresas patrocinadoras del deporte que pueden dejar de apoyar económicamente ante su delicada situación.

En el balonmano tampoco hay excepciones y el Villa de Aranda de la División de Plata del balonmano nacional ya baraja diversas opciones y escenarios ante el panorama que se avecina.

La pasada semana ya hubo clubes de la máxima categoría del balonmano nacional que anunciaron una regulación de la situación laboral de sus profesionales, mediante un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) y el Villa de Aranda no descarta acogerse a esa misma situación según afirmó en Radio Aranda de la Cadena SER, su presidente, Eusebio Martín, quien considera que deberá tomar una decisión al respecto en los próximos días. El máximo dirigente del equipo arandino destacó que el club se preocupa ahora en dos objetivos : la viabilidad del club para contar con las garantías de poder competir la próxima temporada y los sueldos de los trabajadores, los jugadores que tienen un contrato que hay que cumplir.

Martín también manifestó a la SER en Aranda que “ahora lo más importante es la salud” y “creo que es absurdo hablar de sí vamos a poder ponernos a competir o no en 15 días”