El técnico del UBU San Pablo Burgos, Nacho González, explica las indicaciones que tendrá que seguir la primera plantilla para poder estar en forma en el tiempo que dure el aislamiento social

Nacho González, técnico del UBU San Pablo

El Club Balonmano Burgos frenó su actividad hace dos días al conocerse las medidas de protección reforzada que los distintos estamentos, tanto públicos como federativos, activaron para frenar el avance del COVID-19.

Al pronunciamiento de la Real Federación Española de Balonmano del pasado miércoles de paralizar las competiciones nacionales durante dos jornadas (hasta el 23 de marzo), le siguió el de la Federación de Castilla y León de tomar idéntica medida con lo que respecta a las competiciones de ámbito autonómico, lo que incluye a todos los equipos de las categorías inferiores del club (lo que se denomina Academia).

La suspensión de las actividades extraescolares en Burgos paralizó, igualmente, los torneos escolares (Escuela). Finalmente, el bando municipal ordenando el cierre de las instalaciones municipales llevó a la entidad rojinegra a paralizar todos los entrenamientos de todas las categorías.

Mientras la situación remite y con la atención puesta a todas las indicaciones que ofrezcan las autoridades, el Club Balonmano Burgos mantiene un criterio de alta responsabilidad con el resto de la sociedad y también en el ámbito interno. Partiendo del aislamiento social para evitar contagios, el entrenador del UBU San Pablo Burgos, Nacho González, ha establecido unas pautas para que sus jugadores se mantengan en forma durante el tiempo que dure la cuarentena. «Los entrenamientos están suspendidos y a los jugadores se les ha dejado claro que esto no son vacaciones», explica el técnico cidiano. «Hay que tener claro que hacer actividad física ayuda a tener en buen estado el sistema inmunológico y que además es muy importante no perder las adaptaciones generales», indica González.

Desde el cuerpo técnico, «se ha dado a los jugadores una recomendación para hacer un trabajo de fuerza en casa» y es importante que ellos hagan «actividad física aeróbica y anaeróbica fuera de casa, pero siguiendo todas las indicaciones de tipo higiénico y de aislamiento social que a día de hoy se requieren», tales como correr por sitios poco transitados, manteniéndose lejos de otras personas y no salir de los domicilios más que para lo estrictamente necesario.

En resumen, «ejercicio invisible y buena alimentación para no perder las adaptaciones generales del organismo», remarca el preparador. Además, «se les han brindado unas indicaciones para el cuidado higiénico, siguiendo todas las pautas que se nos están dando desde las autoridades y organizaciones competentes en este sentido, y se les recomienda ese aislamiento social que se está recomendando a todo el mundo, siendo aún más ‘exquisitos’ a la hora de las relaciones personales», subraya.

Pautas muy necesarias para mantenerse sanos y en forma. Deseables para cualquier persona y más para deportistas profesionales que, en algún momento, deberán volver a la competición: «Visto lo visto es probable que la liga esté parada más de dos jornadas y nosotros tenemos que estar preparados para que, cuando se sepa cuándo va a volver la competición, y en el momento en el que las organizaciones competentes nos recomienden volver a entrenar, podamos ejercitarnos juntos de nuevo», indica. «La idea es, que cuando llegue ese momento, estemos en las mejores condiciones posibles», concluye.