El tirador burgalés Álvaro Ibáñez, de la Sala de Esgrima de Burgos, participó en la penúltima copa del mundo del circuito puntuable para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

El burgalés completó una gran competición con cuatro victorias y dos derrotas en la fase de  grupos y ganando sus encuentros en el cuadro de eliminación directa en los cuadros de 256 y 128.

Una vez en el cuadro principal, el del SAES-BU no quería quedarse en este prestigioso cuadro enfrentándose a Gustín, tirador de gran nivel con mejor número en la competición que el burgalés, pero Álvaro con gran destreza conseguía coger ventaja y ganar el asalto por 15-12.

Cimini, tirador italiano, con varias medallas en copa del mundo fue su rival, pero el burgalés pese a estar empatado todo el encuentro no podía con los compases finales cayendo en el cuadro de los 32 mejores.

Este gran resultado coloca al burgalés entre los mejores del mundo, pero habrá que esperar a la última competición y ver si hay posibilidades de clasificación.