El San Pablo vuelve a hacer historia esta temporada y se clasifica para los cuartos de final de la Basket Champions League en su primera participación tras ganar en un Coliseum vacío por motivo del Coronavirus al Sassari. El equipo sufrió en los primeros minutos pero supo recomponerse y llevar el segundo encuentro. A destacar en ambos entrenadores las sensaciones sobre jugar este tipo de encuentros a puerta cerrada y la polémica creada con Gianmarco por una de las preguntas de un periodista local.

Joan Peñarroya – San Pablo Burgos

Las palabras de Joan demostraron el enfado del equipo y de toda la ciudad que esperaba disfrutar de este partido llenando el estadio “estamos contentos por pasar a cuartos, hemos sido justos vencedores de pasar esta ronda, en una semana y partido, en el que nosotros como deportistas, siento vergüenza con lo que ha hecho el equipo contrario. Ante una situación que supera cualquier evento deportivo yo creo que el papelón que han hecho no viene a cuento. Nosotros no somos médicos y me parece más grave que amenacen con marcharse, y más diecinueve profesionales del San Pablo que fuimos a Italia fiándonos de lo que decían sus autoridades, al final pasando nueve horas en el aeropuerto de Roma. Por ello estoy más contento todavía de que se vayan eliminados”.

Analizando el encuentro, Joan indicaba “hemos empezado fríos, un poquito por debajo de la tensión que necesitábamos. Hemos mejorado después nuestros desajustes defensivos. Hemos tenido un dominio muy grande en el rebote. A veces podemos perder diecisiete puntos de ventaja y a veces somos capaces de revertir una situación así”.

Con un Coliseum vacío, el entrenador local transmitía su opinión “a todos nos gustaría que la afición estuviera viviendo un partido histórico, habríamos estado mucho más a gusto con nuestra gente evidentemente. No somos quienes para cuestionar las recomendaciones impuestas. No es fácil jugar un partido como el de hoy, pero ya sabíamos que iban a jugar”.

Gianmarco Pozzecco – Dinamo Sassari

El entrenador rival comenzaba dando la enhorabuena a los burgaleses “felicitar a Burgos, han jugado muy duro y se lo han merecido, a todos los jugadores y a todo su cuerpo técnico”.

Sobre el encuentro “hemos empezado con buena energía, con buena selección de los tiros pero luego Burgos ha empezado a jugar con los altos y mejor que nosotros en defensa, como en el caso de Rivero. En la primer aparte hemos hecho una buena defensa individual pero al final nuestra mente ya no estaba en el partido y nos hemos rendido”.

Respecto a todo el revuelo generado hasta última hora, el entrenador comentaba “no ha sido fácil jugar, venir con lo que estamos viviendo en Italia ni fácil pedir jugar sin afición, aunque esperamos que entendáis que era lo que teníamos que hacer. Estuvimos muy cerca de irnos pero los jugadores decidieron quedarse y para mi es un orgullo”.

En la parte de jugadores comparecieron Jasiel Rivero por parte del San Pablo Burgos y por parte del Dinamo Sassari Marco Spissu.