El partido solo podría jugarse a puerta cerrada porque el equipo italiano no acepará otra decisión

Pese a que la directiva del Dinamo Sassari ordenó al equipo regresar a Italia y no jugar el partido de la Liga de Campeones de este martes en Burgos frente al San Pablo al no celebrarse a puerta cerrada, finalmente la plantilla y cuerpo técnico continúan en su hotel de concentración de la capital castellanoleonesa a la espera de una decisión de los organizadores.

Así lo informó el director deportivo del San Pablo, Albano Martínez, quien también apuntó que el club continuará con sus planes previstos, ya que no hay ningún tipo de indicación por parte de las autoridades sanitarias, a quienes corresponde tomar la decisión en este caso.
El conjunto italiano ha emitido un comunicado en el que informaba que abandonaba Burgos de manera inmediata en un vuelo charter pero finalmente han decidido continuar en el hotel.
Según ha confirmado Martínez, la BCL tomará este martes la decisión final respecto al partido. El Dinamo Sassari denunció que las condiciones que vive en España en este momento respecto al coronavirus son como las de Italia hace unas semanas por lo que creen que no se puede garantizar la seguridad de sus jugadores y cuerpo técnico.
«España en este momento se parece a Italia hace un mes», afirmó el presidente del Dinamo Stefano Sardara, que añadió que «la prioridad y responsabilidad es salvaguardar» al grupo y el encuentro frente al San Pablo Burgos a su juicio no tiene «las garantías mínimas». Por ello, no están dispuestos «a poner en riesgo» a sus jugadores y su personal.

Así las cosas, el partido todavía tendría opciones de jugarse , eso sí, a puerta cerrada, a la espera de la decisión federativa.