La derrota frena la escalada del Babieca en la tabla clasificatoria, y acaba con sus opciones de 4º puesto, pero no empaña su gran segunda vuelta

Foto: Un momento del partido/CB babieca

Las jugadoras del Ubu – GJ Automotive exprimen al máximo a su rival, pero no aguantan el intercambio de golpes final, y solo ceden en los últimos cinco minutos del partido, tras encajar un parcial de 11-0 alimentado por los fallos de cara al aro de las burgalesas.

Tres grandes canastas de San Isidro al límite de la posesión dictaron sentencia a favor de las locales, siempre elegantes y efectivas en su 5c5.

Salieron con poderío las de de rojo, con Arratibel destacando en un inicio más propio de un All Star, sobre todo por la cómoda defensa y la poca intensidad de unas y otras (6-12. min. 6).

De un triple librado de Hidalgo que no quiso entrar, se pasó del +9 visitante al 10-12 en el marcador, tras dos canastas muy fáciles de las vallisoletanas, que coincidieron con los primeros relevos en los banquillos.

Seguirían pintándose las caras -sin el mono de trabajo todavía- ambos conjuntos, hasta el final del primer cuarto (16-18).

Con la misma dinámica, pero con muchas menos concesiones en defensa de las gualdinegras, transcurrió el segundo acto. San Isidro se aprovechaba de la tibieza de las visitantes en ambas zonas, y embutía una y otra vez a los interiores del Babieca, que parecían legos en la pintura (25-20 min. 14).  

El clinic de Acevedo en este periodo daba las primeras ventajas a las locales, que hacen muy bien y bonito lo sencillo. Las de Fernández por su parte, a pesar de parar el partido con cambios y tiempos muertos, necesitaban que llegara rápido el descanso para seguir vivas y escapar del modo zen (38-30).

Tras el paso por los vestuarios, las visitantes sacaron la azada competitiva y embarullaron los ataques pucelanos. San Isidro, con menos ideas por la presión de las hormigas burgalesas, se mostraba plomizo. Y el partido se apretó del todo, gracias al rush final de Hidalgo en este cuarto y un parcial acumulado de 3-12, que ponía las tablas en el electrónico (44-44).

Se pusieron por delante las de Babieca (44-46 y 46-48) en los primeros compases del último cuarto, pero sin tanto empuje en defensa, y encogidas en ataque, por sus bajos porcentajes desde el 6´75.

Curiosamente un triple de Herrería -el único de las visitantes en el segundo tiempo- empataba el partido a 51, con 6 minutos por jugarse, pero con las burgalesas ya boqueando.

En ese momento, coincidieron los errores de una crispada Jimeno en la finalización, con un par de aciertos de Acevedo, que calcó el segundo cuarto y volvió a ser decisiva con un triple y un 2+1 al límite de la posesión, que derrumbaron definitivamente a las de Babieca.

Con 5 puntos abajo, otros dos triples punteados de García y Pérez sellaban la victoria local (62-51 min. 38). Pese a todo, las rojas no se rindieron y pelearon lo que pudieron para bajar la diferencia a 6, tras la aparición tardía e inesperada de Merino. Y tuvieron incluso un balón para meter algo de miedo, pero las pucelanas no temblaron desde el tiro libre (66-56).

Le faltó esta vez oxígeno al Babieca, y tal vez algo de baloncesto, que se suele medir por acierto -o al revés-, según quien lo mire. Pero San Isidro en su casa, es mucho San Isidro. Por algo van las segundas.

Ficha técnica

66  CD SAN ISIDRO: García, L. (11), García, M.A. (15), Sánchez (-), Acevedo (18), Martín (6) –cinco inicial–  Rodríguez (2), Casas (2), De la Cal (-) y Pérez (12).

56 UBU GJ AUTOMOTIVE: Jimeno (4), García (7), Arratibel (8), Herrería (5), Elvira (6) –cinco  inicial– Hidalgo (9), Silió (-), González (3), Salas (-) y Merino (14).

Cuartos: 16-18; 22-12; 6-14; 22-12.

Árbitros: Aguado y Arranz. Señalaron 12 faltas a las locales por 22 a las visitantes. Eliminadas, Jimeno por el Babieca en el min.39. Expulsaron por dos técnicas al entrenador local Ángel Cano.

Próximo partido: El Universidad de Burgos – GJ Automotive repetirá desplazamiento a Valladolid el próximo sábado 22 de febrero, para medirse al Ponce a partir de las 20:30 horas.