El Seat Arlanzón Motor no pudo sumar en su visita a la Gimnástica Segoviana en un partido muy físico que decantó Álex Conde con un disparo lejano, ajustado al poste, que Lisardo no pudo evitar. Los segovianos se adelantaron en la primera parte por medio de Astray e Isra empataba a los quince minutos del segundo tiempo.

El partido comenzó con dos equipos que buscaban asentarse en el césped, sin crear apenas acercamientos en la primera media hora de juego. A partir de ahí, fue la Segoviana el equipo que dio un paso adelante y comenzó a inquietar la meta de Lisardo.

A falta de seis minutos para el descanso, Astray conseguía conectar un buen pase de Ivi para hacer el 1-0. Tras el gol, el guion continuó. Los locales continuaron buscando la meta de Lisardo ante un Bupolsa mucho más estático que en otras ocasiones, buscando la solidez defensiva.

El paso por vestuarios sirvió para buscar un revulsivo en el conjunto burgalés. Sin embargo, era Iván Sales quien tuvo la mejor ocasión del arranque para los segovianos.

El Seat Arlanzón Motor comenzó a buscar la meta local con velocidad, buscando desestabilizar la meta gimnástica, y en un error, llegaba el empate. Una rápida contra llevada por Manzano ganó la carrera a la defensa local y superaba la media salida de Christian para que Isra empatara el partido a los quince minutos de la reanudación.

Con los burgaleses en pleno auge, los nervios comenzaron a llegar al cuadro local que acusaba la acumulación de partidos de estos últimos días.

El equipo dirigido por Jairo de la Riva buscaba su momento para romper el partido ante una Segoviana voluntariosa que se llevó el premio de la victoria gracias a un lanzamiento de Álex Conde que sorprendía a Lisardo con un disparo ajustado al poste para decantar la balanza a falta de un cuarto de hora para el final.

El 2-1 hizo mucho daño a los burgaleses que pidieron el final del partido tras un partido muy físico.

La próxima jornada, los de San Amaro recibirán al Burgos Promesas en el derbi capitalino de la jornada.