La Arandina suma su octavo triunfo consecutivo para seguir presionando a los ocupantes de los puestos de play off. En esta ocasión, el colista retó a los blanquiazules que tuvieron que no supieron reflejar en el marcador la abrumadora superioridad que demostraron en la primera mitad. En el segundo acto, ante la pasividad visitante, el partido decayó hasta morir en el minuto noventa.

Desde el primer momento, los locales buscaron sentenciar el partido. Encerraron en su área durante varios minutos a un rival incapaz de sacudirse la presión ribereña. Beli avisaba y Adeva, en el ecuador del primer tiempo conseguía el 1-0.

Rubo también buscó fortua minutos después, pero la superioridad blanquiazul no se tradujo en el marcador.

Tras el descanso, la Arandina comenzó fallona, sin embargo, los bercianos no supieron aprovecharlo. Ante la pasividad del Bembibre, los locales se contagiaron, dejando un soporífero segundo tramo de partido para llegar al final del partido y sumar tres nuevos puntos.