Por Paco Peñacoba – Periodista


Se acabó 2019 y ya tenemos un nuevo año, 2020 en el que están fijados muchos retos para el deporte burgalés en sus diferentes vertientes. El año que se cierra tuvo muchos momentos intensos y de ellos han surgido gran parte de los objetivos y de los retos que se fijan en este año que acaba de comenzar. Y como siempre en el deporte hay contrastes importantes, incluso dentro del mismo deporte, aspecto que funcionan bien y otros que van de mal en peor. En las próximas líneas voy a intentar hacer un rápido repaso de la situación qie, desde el punto de vista de un periodista que sigue la actualidad deportiva, ofrece en estos momentos nuestro deporte, el deporte en este caso de la capital burgalesa.

Y comenzamos por el baloncesto, en el que que hay que destacar la consolidación del proyecto del San Pablo Burgos dentro de ACB. Fue noticia la marcha de Diego Epifanio, que vivió una página brillante con el equipo, que daba su testigo a Joan Pañarroya, con un nuevo proyecto que incluye la competición europea esta temporada.  Y las cosas no van nada mal, con un comienzo de liga muy positivo, ranro en la competición de Liga  ACB como en Europa, con opciones de clasificación para la Copa del Rey, que se han complicado bastante en los últimos partidos, pero que siguen siendo posible, así como de llegar a la Final Four de la Basketball Champions League. Pero sobre todo lo que es de destacar es el continuo crecimiento de la afición al baloncesto en Burgos y del gran apoyo que recibe el equipo en cada partido, tanto dentro como fuera de Burgos. Un proyecto que va a más  y que busca el sueño de competir cada día en mejores condiciones con los grandes equipos del baloncesto nacional e internacional.

También en baloncesto no debemos olvidar el ascenso el pasado año del UBU Tizona a la Liga LEB Plata y la gran labor de equipo filial y de cantera que está realizando el equipo del Grupo de Santiago en la liga LEBA. 

Y en fútbol tenemos la otra cara de la moneda. Con el Burgos que sufrió lo suyo para mantener la categoría la pasada temporada y que, tras lograrlo, vivió cambios importantes con la entrada como máximo accionista de Antonio Caselli, que con una gran inversión econ´pomica puso en macha un nuevo y ambicioso proyecto, que de momento no funciona. Todo apunta a una configuración errónea del equipo, descompensado y sin las características de juego que requiere la Segunda División B española. Traversone fue cesado como director deportivo, plaza ahora ocupada por Michu, mientras el técnico Fernando Estévez, elegido inicialmente para este proyecto, ha dado paso a José María Salmerón. Un cambio que no ha tenido efectos positivos, ya que el Burgos ha perdido cinco partidos consecutivos, tres de ellos ante equipos de la zona baja de la tabla, y se encuentra ahora a un paso de los puestos de descenso directo, inmerso en el mercado de invierno para reforzar el equipo y salvar la categoría, que es el único objetivo que le queda al equipo blanquinegro tras bajar de la nube en la que llegó a soñar con la fase de ascenso. Grave situación, que si no encuentra solución  puede terminar en drama poara el club blanquinegro. No queremos ni pensar lo que supondría un descenso. Ofrecemos al término de este articulo una entrevosta con Jorge Navarro, compañero que sigue al Burgos Cf en todos sus partidos.

Y por no hacer este artículo interminable, me refiero ya a otros deportes punteros ahora en la ciudad. Por un lado, el rugby, con el UBU Colina Clinic, que tras hacer una magnífica temporada el pasado año, ha sufrido un proceso de cambios estruturales en la plantilla que no han terminado de funcionar. Mal comienzo leguero, aunque enderezado  con dos victorias muy importantes antes de Navidad, que dan un poco de tranquilidad para garantizar la permanencia en la máxima categoría.

También debemos destacar en ciclismo, el Burgos BH, que ha seguido creciendo en el ciclismo profesional y que participó por primera vez en la Vuelta a Espana con un gran éxito como la victoria en la quinta etapa de Ángel Madrazo, que escribió una de las páginas más brillantes del Burgos BH. Ahora está el reto de la continuidad en esta línea ascendente durante 2020.

Y termino con una mención muy especial para el Burgos Tenis de Mesa, un deporte no mayoritario, pero que se ha ganado una gran afición en Burgos, y que brilló con luz propia en la final de la Copa del Rey, que estuvo a punto de ganar. Mucho mérito de todos quienes hacen posible que este deporte del tenis de mesa en Burgos sea un éxito y tenga una cantera importante de niños y niñas dispuestos a mantener el nivel de Burgos en lo más alto de la competición nacional, donde ahora se encuentra.