Mucha participación y máxima competitividad en el final de temporada
La delegación burgalesa celebró el campeonato provincial de bolos por parejas en la localidad de Sotragero con la colaboración del club de bolos local y del ayuntamiento con Gregorio Bernal a la cabeza. 40 jugadores formaron parte del evento en el que cada jugador dispondría de 5 bolas, una a cada juego, sumándose los bolos de cada pareja. Las seis mejores parejas pasarían a la segunda ronda. La suma de las rondas darían el triunfo a la mejor pareja de la tarde.


Flojo fue el comienzo al juego en principio más fácil, la mano , en el que los jugadores no estuvieron muy acertados, si bien a partir de la mitad de la tirada, sí hubo más aciertos. Dos parejas empezaron con dos plenos, Sergio Lara e Iván del Pino, (campeones del año 2018) y los locales David Acero y Moisés Castañeda, obteniendo una buena renta. Al juego del castro mano solamente dos jugadores consiguieron los 40 bolos posibles, que permitía a Juan Carlos del Pino y Roberto Mansilla de Cubillo del Campo con 60 bolos y a Carmelo Valdivielso y Abelardo López de Villariezo con 51 meterse en la pelea por la segunda ronda.

A la diabla fue el juego donde se lograron más bolos por cada jugador donde hasta cuatro parejas sumaron 60 bolos, quedando varias con 50 y 40, de los que salieron más favorecidos Félix Vicario y Benigno Moral. Y en el último juego del castro diabla las jugadas fueron similares al otro castro, siendo José Emiliano Moneo y Máximo Mata los que aprovecharon la jugada para situarse en las primeras posiciones.

Hubo dos parejas con más bolos a este juego, pero de poco les sirvió, pues aunque también estaban en las posiciones altas, quedaba el venturoso juego del pasabolo, pocas veces tan decisivo como en esta ocasión. Los numerosos errores cometidos por los jugadores iban eliminando a las parejas que hasta ese momento estaban igualadas. Precisamente los mejores a este juego, la pareja de Monasterio de Rodilla formada por Ricardo Hernández y Antoni J. Ibeas con 122 bolos quedaron eliminados. No fallaron los que iban en las primeras posiciones y Sergio e Iván con 264 bolos y Félix y Benigno con 256 sellaron el pase a la final. La tercera posición era para José Emiliano y Maxi con 235. Y a partir de aquí, un hueco del que salieron favorecidos David y Moisés con 201 bolos, Gonzalo y Alberto con 195 y los hermanos Alejandro y Fidel con 193. Casi hasta el final, todas las parejas tuvieron sus opciones más deméritos ejenos que por méritos propios.

 En la final y al sumarse los bolos, todo parecería dilucidarse entre las dos primeras parejas, como así fue, llegando al último juego con 5 bolos de diferencia para Félix y Benigno. Una ventaja que aumentaron a pasabolo para sentenciar la final a su favor con un total de 493 bolos por los 468 de Sergio e Iván. Otro cambio de posiciones hubo por el tercer puesto del podio donde Gonzalo y Alberto fueron los mejores de la ronda y remontaron a José Emiliano y Maxi por un bolo de diferencia.

 La clasificación final fue la siguiente:

 1º. Félix Vicario y Benigno Moral de Hontoria de la Cantera con 493 bolos

 2º: Sergio Lara e Iván del Pino con 468

 3º: Gonzalo Vidal González y Alberto Miñón del Plantío con 441

 4º: José Emiliano Moneo y Máximo Mata del Plantío con 440

 5º: Alejandro Mata y Fidel Mata de Alarcia con 343

 6º: David Acero y Moisés Castañeda de Sotragero con 323

 En la foto podemos ver  los finalistas Maxi, Moisés, David, Sergio, Iván, José Emiliano, Félix, Beni, Gonzalo y Alberto en la fila trasera y en la delantera Fidel y Alejandro.