El club burgalés oferta a sus seguidores una doble entrada para los últimos encuentros en El Plantío
El Burgos Club de Fútbol ofertará a sus aficionados, desde mañana miércoles y para los dos partidos que quedan por disputarse en El Plantío, un bono especial que permitirá ver los encuentros ante los filiales del Real Valladolid y el Celta de Vigo por 6 euros en el Fondo Sur y por 10 en Tribuna. Los mismos estarán a la venta en las oficinas del club desde mañana miércoles.

Las opciones de permanencia del equipo en Segunda División B pasan en gran medida por los encuentros a disputar en el Estadio Municipal El Plantío, donde acudirán dos rivales directos como son el filial del Real Valladolid (domingo, 17:00 horas) y el Celta de Vigo (fin de semana del 12 de mayo). Por ello, el club quiere lograr la máxima afluencia posible de seguidores que empujen con su aliento al equipo y pone a disposición de los aficionados entradas a precios especiales.

En el horario habitual de oficina (de 10:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:00 horas de lunes a viernes), los aficionados pueden acudir a las oficinas, en el Estadio Municipal El Plantío (calle del Dos de Mayo, s/n), para adquirir las entradas para estos dos transcendentales encuentros a un precio especial:

– 6 euros para presenciarles en el Fondo Sur.
– 10 euros para acudir a asientos de Tribuna.

Esta oferta está condicionada a las limitaciones que las obras del Estadio Municipal imponen y a las necesidades especiales del club para acreditaciones y compromisos.

Acción solidaria de la Fundación BCF

La Fundación Burgos Club de Fútbol sigue con su acción solidaria y en las últimas semanas ha enviado cinco nuevas equipaciones a la República Democrática del Congo que gracias al trabajo de la oenegé Proyecto Rubare ya visten niños de diferentes centros educativos del país africano. La Fundación muestra así su compromiso con el trabajo que el burgalés Tomás Martínez está realizando en la provincia de Kivu Norte, azotada por las guerras y el terrorismo.

En Kiguanja, por ejemplo, decenas de niños de un campo de refugiados acuden a aulas con paredes de madera y suelo de tierra construidas por los misioneros. Por fortuna, estos pequeños cuentan con abundante material escolar gracias a la labor desinteresada de Proyecto Rubare y desde hace unos días también de camisetas del Burgos Club de Fútbol con las que disputar sus habituales y emocionantes partidos de fútbol. Este campo se encuentra muy cerca de las principales minas de coltán del país.

También a Masisi han llegado las camisetas blanquinegras, en este caso en una zona de difícil y peligroso acceso para los misioneros europeos. O a Goma, donde los alumnos del colegio Don Bosco las lucen delante del salesiano Honorato Alonso, nacido en Rioseras hace 69 años pero que ya lleva 38 en el Congo, sufriendo hasta cuatro guerras. En Bambi-Gangi se visten desde hace pocos días de blanquinegro. Y, por supuesto, en Rubare gracias a las hermanas de la congregación San José, que en 2011 pusieron en pie la Casa Maternal de Gamonal Hermana.