Los tiradores cidianos se llevaron diez medallas de Valladolid
La cantera del Esgrima Cid Campeador dejó presente que sigue progresando y mejorando y que, a pesar de las ausencias vacacionales, los que sí pudieron participar lo hicieron dando muchas alegrías a las familias y a los componentes del club. Para árbitros, organizadores y acompañantes fue una larga jornada que se extendió a lo largo de un día entero, mientras que para los competidores su duración estaba en torno a las dos horas en el escenario de la plaza de toros de Arroyo de la Encomienda (Valladolid).

Cinco oros, cuatro platas y un bronce

Nuño Gallo campeón, Héctor Benito décimo primero, Diego Marijuan, Luis Ángel González décimo séptimo y a la espada de M14 y bronce por equipos. Eduardo Herrero Campeón y Rubén Tome subcampeón, Lucia Carballo séptima en espada de M10. Pablo Herrero Campeón espada M6 (Chupetín). Rubén Aguilar quinto, Martín González séptimo y Enrique Agut décimo primero en espada M8 (prebenjamín). Gadea Páramo Campeona e Isaac Morillas subcampeón al sable de M10. Gaspar Latham campeón y Ricardo Marín Subcampeón al sable M12. Ian Gallo subcampeón al sable M14. Alejandro Jin sexto, Carlota Llorente novena, Gonzalo Rincón décimo primero y Adrián Morales décimo cuarto en la espada M12.
 
Miguel Chuzón debuta en un campeonato del mundo

Miguel Chuzón empezó bien las previas realizando cuatro victorias y dos derrotas, para estar en un mundial empezaba con buenas sensaciones ante tiradores de Japón, Ucrania, Eslovenia, Suiza, Austria y Francia. Esto le colocó en el cuadro de eliminaciones de 128 con el número cincuenta y cuatro y se enfrentó al número setenta y cinco de Tailandia, Chinnapath Chaloemchanen, con el que se desvaneció su sueño mundialista al perder por 15/9.

Lo que pasó se tendrá que analizar a su vuelta, si realmente fue mejor su oponente, o si hubo otros factores que se tendrán que seguir trabajando y corrigiendo. Sin duda, fue una pena para el club burgalés que su tirador cayera eliminado tan pronto cuando todavía queda en el recuerdo el cuadro de 16 del europeo donde terminó con dicho puesto.

Nervios, miedo escénico, nivel… Pueden ser factores determinantes para su debut en la máxima competición de los cadetes. Lo bueno es que le queda otro año para pulir fallos, una oportunidad que no tendrá que desaprovechar. Para ello, tendrá que mantenerse líder de la categoría en España, lo que le permita viajar y disponer de medios económicos para hacerlo. En esta ocasión, la Real Federación Española corrió con todos los gastos y eso fue un gran alivio para los padres y su club.

Ahora todavía quedan competiciones importantes como el campeonato de España de su categoría, y en cuanto finalice la competición oficial se pondrá nuevamente a preparar la siguiente y emplearse a fondo para que no exista ningún impedimento, físico, mental o técnico, que le impida volver a intentarlo y, quizá, conseguirlo.