Se enfrenta este sábado en Bilbao al CD Otxartabea partir de las 18,15 h.
Tras el parón del pasado fin de semana y dentro de una segunda vuelta marcada precisamente por esas continuas pausas, que no parecen muy positivas para el desarrollo de la competición, de hecho, el próximo fin de semana se vuelve a descansar por la disputa de la Copa de España, el Círculo BigMat Fontecha retoma este sábado la lucha por tratar de progresar en la clasificación del grupo 2 de la Segunda División B del fútbol sala nacional, enfrentándose a partir de las 18:15 horas en el Polideportivo de Rekalde (Bilbao) al CD Otxartabe, uno de los conjuntos más en forma de la categoría, ya que no conoce la derrota desde el 11 de noviembre del pasado año, es decir, desde hace más de 10 partidos en que fue derrotado por el actual líder de la competición, el Alzira FS.


Y es que los capitaneados por Yeray Hernández, ex de Peñíscola y Gran Canaria entre otros equipos, tras unos primeros partidos en los que les costó adaptarse a la categoría, se han convertido en un rival temible y han ido escalado posiciones en la tabla, figurando actualmente en la sexta posición, pero ya a tan solo 4 puntos de las tres primeras posiciones que dan opciones a disputar la Copa del Rey la próxima temporada y seguro que no quieren dejar escapar ningún punto de su pista, especialmente en una jornada en la que se enfrentan entre sí alguno de los equipos que les preceden.

Respecto a los burgaleses, toca olvidar el varapalo sufrido en Ibi y romper de una vez la racha de resultados como visitantes de las últimas jornadas, en su intento de tratar de dejar de mirar a las posiciones bajas de la tabla y de pelear por la novena posición final en la liga, que supondría su mejor clasificación de las tres últimas temporadas, objetivo que ahora mismo tienen a dos puntos de distancia.

Las buenas noticias son que con excepción de Guillermo (y por supuesto de Poves), toda la plantilla está disponible para este encuentro, por lo que las bajas que han lastrado en otras ocasiones a los verdiblancos, no serán excusa en esta ocasión para que los visitantes puedan arañar algo de tierras bilbaínas.