En un flojo partido la Arandina venció al filial del Burgos por la mínima

La Arandina sigue con su pretemporada. Ayer tocaba turno al filial del Burgos, equipo de regional, servir de esparring para seguir ajustando las piezas a este equipo arandino con un objetivo claro: meterse en la fase de ascenso.

El partido fue malo, ya que la Arandina tardó 85 minutos en encontrar su punto de juego, y el Burgos B, que dominó durante los primeros minutos, se echó atrás esperando a un inoperante rival.

Solo Camarero consiguió perforar la portería del filial burgalesista en la recta final del partido, coincidiendo con los mejores momentos del equipo ribereño, o, al menos, los minutos donde más dominó a su rival y jugó con más ideas.

El equipo arandino deberá mejorar más en su juego si quiere aspirar a ser favorito dentro del grupo VIII de la tercera división.