Sufrió una pequeña fisura en su partido del domingo

Akaitz Garai permanece en el hospital de Txagorritxu, con una pequeña fisura en la pelvis, tras un golpe acaecido el pasado domingo en el choque que midió al Mirandés frente al Becerril.

Tras realizarle las pertinentes pruebas facultativas se estimó que el lateral permaneciese en observación para descartar cualquier gravedad, esperando que en las próximas horas se de al futbolista el alta y pueda regresar a su domicilio. En cualquier caso es muy difícil que el jugador pueda estar disponible para enfrentarse al Guijuelo el próximo domingo.