Gran ambiente deportivo en Salas de los Infantes para acoger el Trofeo Diputación en el que Milagros se impuso en la prórroga a Covarrubias
Salas de los Infantes vivió el pasado fin de semana el acontecimiento deportivo de la Final del Trofeo Diputación, en la que se enfrentaron los equipos de Milagros y Covarrubias, con un buen ambiente de público, en una tarde calurosa y deportiva en la que pudimos presenciar un buen partido de fútbol. Una final irrepetible, con empate a dos goles en el tiempo reglamentario y un clamoroso y sorprendente 7-2 en la prórroga.
BURGOS DEPORTE EN SALAS DE LOS INFANTES

UN REPORTAJE GRÁFICO Y PERIODÍSTICO ELABORADO POR NUESTRO COMPAÑERO: JORGE NAVARRO

El Milagros se proclamó vencedor del Trofeo Diputación al vencer al Covarrubias en la prórroga.

Tarde calurosa y extraordinaria presencia de público en el campo municipal de San Isidro, de Salas de los Infantes. Presidió el desarrollo de la fiesta de este trofeo, que no es otra que la disputa de los partidos para dirimir el campeón, subcampeón, tercer y cuarto clasificado, el Presidente de la Diputación Provincial de Burgos, Orden Vígara, que estuvo acompañado por otras autoridades.

Comenzó el partido con algo de retraso debido a los prolegómenos. Sus inicios demostraron ser muy esperanzadores para Milagros, ya que se encontró con un rival atenazado por los nervios y dando la sensación de estar muy temeroso sobre el campo. Por otra parte, Milagros, dominaba el balón en el centro del campo donde jugaba a sus anchas, y arriba Melero, en el puesto de ariete, se encargaba de controlar balones que hacía mucho daño a su rival.
En este escenario, era fácil intuir la llegada del primer gol, y sucedió en el minuto 10. Un buen centro desde la banda derecha del ataque de Milagros es cabeceado por Moral batiendo a un descolocado Diego. Era el 1-0. Milagros tomaba ventaja.

Bien se ponían las cosas para el equipo de la ribera del Duero, y más cómo se desarrollaban los acontecimientos. Un larguero en el minuto 15 pudo haber aumentado las diferencias, y a decir verdad, era lo más justo.

Sin embargo, Covarrubias de forma muy tímida, lanzando balones largos a David, empezaba a soltarse.

En el minuto 30 llegó la primera jugada conflictiva. Una internada peligrosa del delantero de Covarrubias termina con una clara falta del portero milagrero Manuel al borde del área. El árbitro enseña la cartulina amarilla bajo la petición airosa de roja por parte de los jugadores de Covarrubias.

La misma falta, se lanzó magistralmente y Manuel se tuvo que emplear a fondo en una gran intervención.

Y cuando Covarrubias parecía haber olvidado sus temores y el partido se igualaba en juego y dominio, Milagros marcaba el segundo gol, obra de Álvaro. Este gol, conseguido en el minuto 42, podría marcar el resto del lance. Covarrubias recibía un gran mazazo cuando mejor lo estaban haciendo.

Sin embargo, 2 minutos más tarde, en el 44, en un saque de esquina, aprovecha David un balón muerto para acortar distancias en el marcador. Era el 2-1 y quizá lo más importante era que Covarrubias empezaba a darse cuenta que podía luchar por el partido.
Sobre el límite de tiempo, Izcara, lateral izquierdo de Covarrubias, veía la amarilla por una fuerte entrada .

La segunda parte marcó, sin dudas, el resultado final. Las cosas cambiaron, y el Covarrubias, sabedor de que al ritmo marcado en la primera mitad podía ser presa fácil, cambió su cara y se presentó con una actitud mucho más agresiva. Tanto que consiguió dominar el juego durante gran parte de la misma, exceptuando los minutos finales.
Y es que el partido cayó en una dinámica del lado de Covarrubias. Entradas por ambas bandas, llevaban problemas a los defensas milagreros. Ya en el minuto 10, Rubén ve la amarilla por un dura entrada que cortaba la internada del interior de Covarrubias.
Ya en el minuto 22, un saque de esquina a favor de Covarrubias, acabó con un empujón que el árbitro no dudo en señalar como penalti. Fernando, capitán de Covarrubias, se encargó de lanzarlo y conseguir el segundo gol para su equipo, o lo que es lo mismo, el empate.

Dos minutos más tarde, una internada en el área de “Guti”, acaba con éste por los suelos y con su petición de penalti seguida por las de los seguidores milagreros, que no concede el árbitro.

El partido entra en una fase corta de igualdad. Milagros buscando hacerse de nuevo con el dominio del juego, y Covarrubias, debido al gran desgaste sufrido en la segunda parte, y a sabiendas de que su condición física entraba en zona de reserva, buscando el tercer gol que le diera la posibilidad de ganar el trofeo.

Fue en el minuto 36 cuando Covarrubias desaprovechó su gran ocasión. David, con visibles problemas físicos, se plantó sólo ante el portero, pero le faltó fuerza para poder definir.

Milagros terminó por imponerse, y por el contrario, Covarrubias se venía físicamente abajo. En el 40, Martín remataba fuera un saque de esquina. En el 43 se reclama otro penalti en el área de Covarrubias por un posible empujón que cortaba la internada del delantero milagrero, y finalmente, en el 45, una larga jugada de Milagros termina con un potente tiro que saca el portero Diego con las piernas.

El árbitro decretó el final del partido al que se llegaba con empate a dos.

Mal se presentaba la prórroga para Covarrubias. Físicamente, con muchos problemas en sus jugadores. A favor, el hecho de haber remontado un 2-0 en contra.

Lo cierto es que Milagros, parecía tener el trofeo en su mano, y si hacía bien las cosas, era candidato perfecto a conseguirlo. Toda esta teoría se vio reforzada con la jugada desgraciada de la tarde. Una internada, de las muchas que hizo Rubén, por la banda izquierda, acabó con un preciso centro que fue interceptado por Fernando con tan mala suerte que su despeje tomó el camino de su propia portería sorprendiendo a su compañero Diego, que no pudo impedir que el balón entrara. Suponía el 3-2.

Poco después, pudimos ver el gol con mayor calidad. Melero se interna y de perfecta vaselina marca el 4-2. Sólo se llevaban 6 minutos de prórroga.

En este momento, si no lo estaba ya, el partido se acabó. Covarrubias empezó a pensar en terminar, más que en la posibilidad de remontar; mientras que Milagros aprovechaba su mejor momento físico y Moral, primero, y luego, nuevamente, Melero colocaron el 6-2.

La segunda parte, sobró aún más. Alfonso marcaba el séptimo en un buen remate de cabeza cuando se llevaba un minuto de la segunda parte del tiempo añadido. Y fue aquí cuando, salvo alguna intentona individual, los dos equipos se dieron cuenta que aquello se había terminado. Los restantes minutos fueron un dejar pasar el tiempo, cosa normal, hasta que el árbitro puso punto final al encuentro.
Si la victoria de Milagros fue justa, también, hay que decir que, el resultado final fue injusto, y, a la postre, por desgracia, es lo que queda. Milagros mereció ganar por juego, por preparación física y por que, visto el partido, fue mejor y desplegó más calidad que su rival. Covarrubias no merece el resultado final por que luchó, corrió y, aun cuando durante los primeros lances del encuentro se vio perdido, supo sobreponerse y con sus cualidades llegar a empatar el mismo, consiguiendo forzar la prórroga.

Quizá, la organización debe replantearse el hecho de disputa de prorrogas con la introducción del llamado gol de oro o de plata, teniendo en cuenta que los equipos no cuentan con la preparación suficiente para disputar un encuentro como el de esta final.
Pero esto, desde luego, no debe, en absoluto, oscurecer el brillantísimo triunfo del Milagros, que demostró ser un equipo que sabe jugar al fútbol con muy buenas maneras y que, a nuestro juicio, venció por ser superior a su rival. ¡¡¡Enhorabuena!!!

Por Milagros jugaron: Manuel, Hernando, Rubén, Moral, Isidro, Daniel, Diego, Hernando, Borja, Álvaro y Melero. Suplementes: Sergio, “Guti”, Pérez, Alfonso, Vela, Villagra, De Blas.
Por Covarrubias: Diego, Ramos, Izcara, Fernando, Segundo, Rodrigo, Toledano, Arauzo, David, Yefrén y Ortega. Suplentes: Castrillo, Moneo, Jorge, Diego, de la Vega y Ortiz.

Arbitró Antonio Gutiérrez, asistido por Alex Alonso y Alfonso Ibáñez de A.R.D.E.A. Se le notó faltó de experiencia en algunos aspectos, y, sobre todo, contundencia en la señalización de las faltas que originó alguna que otra confusión en los jugadores. Estuvo bien en la señalización del penalti, y, en los que fueron reclamados, las dudas desde nuestra posición, nos hace tendernos hacia la decisión arbitral. En el aspecto disciplinario, estuvo bien. Amonestó a Manuel y Rubén por parte de Milagros y a Izcara por parte de Covarrubias. Su mayor valor fue el trato dado a los jugadores en determinados lances del juego. En definitiva, aprobado alto.

Por lo que respecta al partido celebrado anteriormente, para decidir la tercera y cuarta posición, Cañizar de Argaño se impuso a Busto de Bureba por un cómodo 4 -1.

Resumiendo, en base a lo disputado en todo el campeonato, el cuadro de honor queda:

1º y Campeón del Trofeo.- Milagros
2º y Subcampeón.- Covarrubias
3º.- Cañizar de Argaño
4º.- Busto de Bureba.

Los trofeos individuales concedidos por la organización son:
Jugador máximo goleador del trofeo: Carlos Barrio de Hontoria del Pinar
Portero menos goleado: Tobar de Tardajos.

Finalmente, y como celebración del 25 aniversario del trofeo, la organización decidió conceder de forma definitiva los trofeos a aquellos pueblos que han conseguido proclamarse vencedores del mismo en cinco ocasiones diferentes: Estos pueblos son Villahoz, Busto de Bureba, y, finalmente, conseguido tras la victoria de este último campeonato, Milagros.