EL BURGOS AGRADO ANTE UN FLOJO VALLADOLID
Prosigue la pretemporada del Burgos con partidos que valen más para que el técnico pueda sacar conclusiones que para que el público advierta realmente lo que hay detrás de un equipo. De todas formas, estos partidos sin tensión siempre dejan lecturas que pueden indicar maneras.
El Burgos que se enfrentó al Valladolid ha recibido los aplausos del público, no tanto por el espectáculo mostrado, sino más por la intención del equipo a gestionar el juego de otra forma que en temporadas pasadas. Habrá que mejorar, pero tras la sensación positiva, todo indica que se está en el buen camino.

El Burgos se impuso por la mínima en un partido típico de pretemporada, donde el Valladolid, equipo de superior categoría, se mostró como un equipo flojo y donde nunca logró doblegar a su rival.

El Valladolid dominó el juego en muchas fases del partido, pero todo se resumió a un juego en el centro del campo sin apenas crear ocasiones de peligro. Algún tiro lejano y mal dirigido y algún otro que termina con la intervención de Aurreko es el pobre resumen de los blanquivioletas.

El Burgos destacó en su juego defensivo. Bien plantado, cerrando espacios y evitando cualquier jugada de peligro sobre su área. Además, en el aspecto ofensivo, los burgalesistas intentaron mover el balón con sentido, trenzando alguna jugada y alguna circulación que arrancaron los aplausos del público. Fue el que tuvo las dos ocasiones más claras, una, en la primera parte, en las botas de Goiria que no acertó a batir a Alberto en el uno contra uno, y otra, ya en la segunda parte, en una escapada de Zamora que acabó en falta al borde del área. Falta que ejecutó extraordinariamente Arregi y logró el que a la postre fuera el gol definitivo.

Victoria burgalesa por la mínima que, sobre todo, deja sensaciones positivas ante el próximo comienzo de la temporada.

En el Burgos, Gonzalo Arconada alineó de inicio a Aurreko, Raúl, Lucio, Samuel, Goiria, Aritz, Sergio, Burgueña, Idiakez, Aguilar y Pablo. En la segunda parte entraron Jano, Fernando, Brais, Arregi, Alvaro, Félix, Zamora, Oli y Serrano.

Por el Valladolid jugaron Alberto, Bea, Baraja, Iván Hernandez, Capdevila, Rafa, Chema, Alvaro Rubio, Borja, Asier y Carreño. Mendilibar dió entrada a Jacobo, Robles, Oscar Sánchez, de la Cuesta y Figueredo en la segunda mitad.

Arbitró Llorente asistido por Calleja y Villahoz, de Burgos.